Congressman Mario Diaz-Balart

Representing the 25th District of FLORIDA

Díaz-Balart en el Nuevo Herald: El éxito de la relación entre Estados Unidos y Colombia

Sep 27, 2019
Press Release

 

El éxito de la relación entre Estados Unidos y Colombia

El Nuevo Herald

Columna: Mario Diaz-Balart

27 de septiembre de 2019

Como copresidente del Comité Parlamentario a favor de Colombia, creo que es importante destacar algunos de los notables avances que se han producido como resultado de la sólida colaboración entre Estados Unidos y Colombia que está comprometida con combatir el narcotráfico, defender el Estado de Derecho y promover la democracia.

La colaboración entre Estados Unidos y Colombia es uno de los logros más importantes de la política exterior de Estados Unidos en las últimas dos décadas. Algunos analistas se preocupaban de que Colombia se convertiría en un estado fallido en la década de 1990. Según informes, antes de 2012 alrededor de 220,000 personas murieron a raíz del conflicto armado, siendo la gran mayoría de ellos civiles, mientras que 22,000 fueron víctimas de asesinatos selectivos y 27,000 fueron víctimas de secuestro.

Hasta la fecha, más de 8 millones de colombianos o aproximadamente el 15% de la población, se han inscrito como víctimas del conflicto que duró décadas en Colombia. Para ayudar a Colombia a enfrentar estos desafíos, Estados Unidos proporcionó millones de dólares en ayuda al país, incluido el exitoso Plan Colombia de $10,000 millones que ayudó a transformar al país en el próspero y estable líder regional que es hoy.

El Acuerdo de Promoción Comercial entre Estados Unidos y Colombia que entró en vigor en 2012, también ha llevado a un crecimiento económico sustancial. Estados Unidos es ahora el mayor socio comercial de Colombia con $28,800 millones en comercio bidireccional en 2016. La Colombia de hoy es muy diferente a la Colombia de hace 20 años, y el hemisferio occidental es aún mejor por ello.

El presidente Iván Duque ha continuado este progreso. Desde su inauguración en agosto de 2018, Colombia ha erradicado 6,253 hectáreas de campos de coca por mes, lo que representa un aumento de más del 50% sobre la tasa mensual durante la administración anterior.

A fines del año pasado, Colombia interceptó 457 toneladas métricas de cocaína y base de coca, que es aproximadamente la mitad de la producción total estimada de cocaína en Colombia. El presidente Duque también está comprometido con la erradicación aérea, que es eficaz y menos peligrosa para los funcionarios que realizan esfuerzos de erradicación en el campo. La administración de Duque también persigue agresivamente a los narcotraficantes. El año pasado, Colombia extraditó a 145 personas a Estados Unidos por presunto tráfico de drogas.

El arduo trabajo de Colombia ha tenido un alto costo y sacrificio. Combatir a los carteles de la droga, que están en alianza con grupos terroristas violentos como el ELN y las FARC, ha resultado en muchas pérdidas de vida en la guerra por la paz y la seguridad de Colombia.

En 2019, el ejército y la marina colombiana perdieron 26 individuos y 130 resultaron heridos. La policía ha perdido 31 en el cumplimiento del deber, y 77 han resultado heridos. Sin embargo, estas operaciones han tenido un tremendo impacto, llevando a la captura de 1,300 narcotraficantes y la muerte de 47 combatientes. Colombia gasta más del 3.5% de su PIB en defensa, con $700 millones gastados en combatir el crimen organizado y los esfuerzos antinarcóticos.

Al perseguir de manera eficaz y agresiva a los terroristas y narcotraficantes, el presidente Álvaro Uribe, en asociación con Estados Unidos, puso a Colombia en una trayectoria hacia la prosperidad y la estabilidad. Los cárteles de la droga y las organizaciones terroristas que solían causar estragos en toda Colombia han sido sometidos —y finalmente a la mesa de negociaciones.

El presidente Duque continúa las políticas que llevaron a Colombia al éxito enfrentando agresivamente a grupos terroristas como las FARC y otros narcotraficantes. Queda trabajo por hacer, como lo demostró el ataque con coche bomba del ELN el 17 de enero de 2019, pero está claro que Colombia se ha convertido en un líder en nuestro hemisferio y un valioso aliado en la batalla contra el terrorismo y el narcotráfico.

La crisis humanitaria a través de la frontera ha presentado otro desafío para nuestra colaboración y para la región en conjunto, ya que se estima que más de 1.4 millones de venezolanos están dispersos por toda Colombia. Colombia ha respondido a la crisis con sagacidad y compasión, reconociendo rápidamente a la administración democráticamente elegida de Guaidó, al mismo tiempo proporcionando más de un millón de tarjetas de cruce fronterizo, permisos de trabajo y acceso a servicios públicos como la educación, la ayuda alimentaria y atención médica.

Colombia estima que el 0.5% de su PIB se destinará para abordar la crisis humanitaria y Estados Unidos ha prometido más de $120 millones para enfrentarla. A lo largo de este desastre y cualquier otro desafío por venir, nuestra colaboración es fuerte. Tanto el gobierno colombiano como el americano están comprometidos en hacer lo necesario para promover la democracia y la prosperidad en nuestro hemisferio.

Colombia ha sufrido la malignidad de Chávez-Maduro en su frontera durante años, incluyendo su apoyo a terroristas como las FARC y sus vínculos con el narcotráfico.

A pesar de las enormes tareas que tenemos por delante, confío en que bajo el liderazgo decidido del presidente Duque y el compromiso continuo de Estados Unidos de fortalecer esa colaboración esencial, nuestros países continuarán enfrentando con éxito estos retos en nuestro hemisferio.

Lea la columna entera aquí.

###